Curar a través de la comida III

May 28, 2010 | Nutrición, Reportajes

Los principios básicos sobre los que se sustenta la dieta Seignalet son: exclusión de los cereales, (con algunas excepciones como el arroz), exclusión de la leche animal y sus derivados, consumo preferente de productos crudos, uso de aceites vírgenes de oliva, obtenidos por primera presión en frío y consumo prioritario de productos biológicos.

A continuación se detallan los alimentos excluidos y/o permitidos de la dieta Seignalet, se explican los motivos y se ofrecen alternativas de consumo:

1.- CEREALES

La dieta Seignalet prohíbe el consumo de los CEREALES modernos, ya que estos han sufrido ciertas mutaciones a causa de la selección de la agricultura. Ciertos estudios han demostrado que el trigo moderno contiene entre 21-23 cromosomas, mientras que el trigo considerado como “ancestral” tenía únicamente 7. Esta modificación afecta a la estructura de sus proteínas, ya que al no ser digeridas por completo pueden actuar como toxinas. Éstas últimas, por lo tanto, podrían afectar al intestino, modificando su flora y creando otra de putrefacción que dañaría la pared intestinal y crearía todavía más toxinas.

Por las mismas razones se excluye el TRIGO de este régimen y todos los alimentos que lo contienen como repostería, pan, pasta italiana tradicional (hecha a base de sémola de trigo), cuscús, bulgur… No se admite el consumo de espelta ni de kamut porque, a pesar de publicitarse como sustancias ancestrales, contienen un alto número de cromosomas. La cebada, el centeno y la avena pertenecen a la familia del trigo, por ello, también deben ser excluidos.

No se acepta el MAÍZ en la dieta Seignalet por las mismas razones que se excluye el trigo. De hecho, el maíz original no medía más de medio metro, mientras que la planta moderna mide hasta tres metros y este hecho revela la mutación sufrida por este alimento.

En cambio, sí se aceptan en esta dieta:

. ARROZ. Porque ha permanecido en su forma salvaje prehistórica y la experiencia clínica demuestra que raramente es nocivo, ni siquiera cuando se encuentra en estado cocido.

. TRIGO SARRACENO. Muy bien tolerado por la gente.

. HARINA, pero de los alimentos permitidos: harina de trigo sarraceno, soja, garbanzos, arroz, plátano…

. ALMIDÓN DE MAÍZ Y TRIGO. Contienen proteínas si están purificados.

 

El doctor Seignalet no tiene una opinión definida sobre los CEREALES AFRICANOS, como el mijo o el sorgo y de otros como el amaranto o la quinoa pero se presupone que probablemente sean inocuos, ya que nunca han llegado a cultivarse de forma masiva.

 

2.- LAS LECHES ANIMALES

Los seres humanos tan solo digerimos la leche de nuestra especie y únicamente durante la época de lactancia y el motivo es que la proteína principal de este alimento es la caseína, una sustancia difícil de digerir por completo que puede ocasionar problemas en el organismo. Por este motivo:

La dieta Seignalet suprime la LECHE ANIMAL de su dieta, ya sea de cabra, vaca u oveja. La omisión de este alimento no provoca carencia de calcio, ya que el resto de productos que consumimos ya contienen calcio suficiente, y el organismo lo absorbe según sus necesidades.

Como consecuencia de la eliminación de la leche animal en la dieta, tampoco se permite el consumo de los DERIVADOS DE LA LECHE, como la mantequilla, el queso, la nata y el yogur.

Se aceptan la LECHE DE SOJA Y EL YOGUR DE SOJA, que son buenos sustitutos de los lácteos clásicos. Aunque también existen otras leches vegetales que se pueden consumir en la dieta Seignalet: de almendras, avellanas, arroz…

3.- CARNE

Es preferible consumir la carne cruda (carpaccio, steak tartare…) o bien poco hecha.

La dieta Seignalet no permite la CHARCUTERÍA COCINADA, como el jamón cocido, la morcilla… Aunque sí permite la cruda como el jamón serrano, el salchichón, el chorizo, las salchichas, el salami…

También es posible consumir EL AUTÉNTICO FOIE GRAS, hígado de pato u oca, ya que su grasa es beneficiosa para el organismo. En cambio, el paté común suele contener leche y harinas, por este motivo, se excluye de la dieta.

4.- PESCADO

Se recomienda consumir pescado poco cocinado, bien al vapor o crudo, confitado… En cualquier caso, es preferible el consumo de pescado cocinado antes que el de carne cocinada. La cocina japonesa es muy apropiada.
El pescado, mejor de mar que de río, y mejor conseguido por medio de la pesca y no de piscifactoría.
Se permite el consumo de MARISCOS, e incluso se aconsejan  los crudos.

5.- HUEVOS

. Es preferible comerlos crudos o pasados por agua, ya que no se permiten los HUEVOS DUROS, ni cocinados.

 

6.- VERDURAS Y FRUTAS

Se autorizan todas las FRUTAS y VERDURAS cocidas en olla o a vapor dulce, de hecho, hay que consumirlas en grandes cantidades.
Se pueden tomar CASTAÑAS COCIDAS y su harina.
Las LEGUMBRES SECAS o leguminosas también están permitidas y, en este caso, de manera excepcional, se permite la cocción en olla a presión.

7.- ENSALADAS

Hay que consumir ENSALADAS en gran cantidad: zanahorias, champiñones, pepinos, lechugas, tomates, melón, berros, etc.

8.- FRUTOS SECOS
Se aconseja un consumo copioso de FRUTOS SECOS: higos, almendras, dátiles, nueces, avellanas, olivas…  Pero siempre crudos, nunca tostados.
 

“La alimentación, la 3ª medicina. Cómo tratar enfermedades mediante una correcta alimentación.” Jean Seignalet. Colección Integral de RBA.

 

Fotos: Dreamstime.com

Corazón de arroz y trigo sarraceno: © Yana Gulyanovska | Dreamstime.com

Verduras: © Suto Norbert | Dreamstime.com

 

Artículos relacionados

Espirulina II

La espirulina ASN es cultivada con aguas limpias y mineralizadas de nacimiento del Parque Natural de Sierra Espuña.

leer más

Espirulina I

“Somos lo que comemos”. En efecto, nuestro organismo se compone de unos 1000 billones de células y en cada minuto de nuestra existencia se crean un millón de células nuevas a partir de lo que hemos ingerido.

leer más

Para reforzar tus defensas… ¡propolízate!

El sistema inmunitario se puede ver alterado o debilitado por múltiples factores: alimentación tóxica o deficiente, contaminación, hábitos nocivos como fumar o el alcohol excesivo, sedentarismo, estrés, virus / bacterias… 

leer más