Medio siglo al servicio de la salud y la ecología I

Jul 1, 2010 | Nutrición, Reportajes

Desde los tradicionales productos japoneses hasta platos cocinados que se adaptan a las necesidades de la vida moderna, pasando por alimentos básicos, complementos y pequeños placeres, la sociedad Lima asume el importante reto de cuidar nuestra salud a la vez que el planeta mediante la producción de comida sana y ecológica. Todos los productos de esta marca cumplen los requisitos nutricionales indispensables para una vida de alta calidad.

Los productos Lima se desarrollan con esmero y cuidado teniendo en cuenta el cumplimiento de los rigurosos estándares de calidad y sostenibilidad europeos, un control que expresa el máximo respeto de la sociedad por la naturaleza y el medio ambiente.

Una pincelada de historia

La sociedad Lima nace en 1957 en la familia Gevaert en St.-Martens-Latem (Bélgica) bajo la iniciativa de Pierre  Gevaert, uno de los hijos del pintor Edgar Gevaert. Para realizar este proyecto, Pierre contó con la ayuda moral y financiera de toda su familia y el apoyo de personas como el doctor Meganck, Fritz de Bisschop, Nestor Thoeye, Jeroom Ryckaert, Gerard Regout y muchos otros, demasiado numerosos para ser mencionados.

Los diez hijos Gevaert fueron criados en un ambiente familiar impregnado de verdad y de respeto profundo hacia la naturaleza. Y era el padre quien alentaba a sus hijos a cuestionarse constantemente ideas fundamentales de la vida: ¿por qué existo? ¿cuál es el sentido de mi existencia? ¿cómo puedo ser de utilidad?

Fruto de estas preguntas surgían unas intensas reflexiones sobre estos asuntos que desembocaban en la búsqueda de autoridades morales que supieran dar respuesta a sus inquietudes o, en su defecto, abrirles nuevas vías de pensamiento y de planteamientos. En este contexto, es cuando nace la relación entre los Gevaert y Ohsawa. 1957 fue el año en el que la familia se encontró con el filósofo japonés George Ohsawa (fundador del sistema de enseñanzas denominado macrobiótica) y él les hizo darse cuenta del conflicto existente entre su propio cuerpo y los alimentos con los cuales se nutrían.

Todos los miembros de la familia consintieron en quitar los productos refinados de su alimentación, alimentos todos ellos procedentes de la cadena industrial como pan blanco, carne roja, productos lácteos, bebidas, y bollería con edulcorantes y conservantes. Estos alimentos fueron reemplazados por pan integral, cereales integrales, sal marina, aceite de primera presión en frío y verduras ecológicas. El resultado de este cambio de hábitos fue realmente espectacular ya que el estado de salud de cada uno mejoró y aparecía una nueva vitalidad. Además hay que mencionar que algunos de los miembros de la familia padecían dolencias crónicas que también se vieron aplacadas e incluso remitidas en algunos casos.

    

En vez de comprar alimentos macrobióticos en Bruselas o París, como hacían hasta el momento, la familia empezó a pensar en la manera de obtenerlos produciéndolos en sus propias granjas y en las vecinas, e importando directamente desde Japón y Grecia. Con esfuerzo y dedicación llevaron a cabo este plan con estupendos resultados.
Mediante el sistema del boca a boca se fueron difundiendo los beneficiosos efectos que los alimentos macrobióticos tenían sobre el organismo y llegó un momento en el que amigos y conocidos de la familia Gevaert acudían a ellos en busca de consejos y también se iban cargados de productos integrales.

Como las reservas disminuían rápidamente y el dinero también (porque la familia Gevaert vendía los productos a precio de coste) empezaron a plantearse la idea de de aumentar el margen de beneficio con la venta de estos productos. Este fue el punto de inflexión y marcó el inicio de la sociedad Lima. La evolución de este proyecto se aprecia en su rápido crecimiento ya que en 1959, Lima ya producía 500 kilos de miso y 800 litros de tamari por semana gracias a la ayuda de una familia japonesa residente en Bélgica que había sido recomendada por George Ohsawa y que les mostró como producir los mencionados alimentos japoneses.

Fuente: Lima
Fotos: Cortesía de Lima y Dreamstime

Foto principal: Lima
Familia Gevaert con George Ohsawa: Lima
Dos platos preparados: Lima
Gráfico de barras : © Tasnadi Erika | Dreamstime.com

Artículos relacionados

Espirulina II

La espirulina ASN es cultivada con aguas limpias y mineralizadas de nacimiento del Parque Natural de Sierra Espuña.

leer más

Espirulina I

“Somos lo que comemos”. En efecto, nuestro organismo se compone de unos 1000 billones de células y en cada minuto de nuestra existencia se crean un millón de células nuevas a partir de lo que hemos ingerido.

leer más

Para reforzar tus defensas… ¡propolízate!

El sistema inmunitario se puede ver alterado o debilitado por múltiples factores: alimentación tóxica o deficiente, contaminación, hábitos nocivos como fumar o el alcohol excesivo, sedentarismo, estrés, virus / bacterias… 

leer más