Nanotecnologías: las nanopartículas están entre nosotros… I

Dic 1, 2011 | Investigaciones, Reportajes

8. Conclusiones.

Toda la información recabada hasta la actualidad sobre los datos que se conocen sobre las propiedades intrínsecas de las nanopartículas y de los nanomateriales, y sobre su comportamiento potencial en los organismos vivos y en los ecosistemas, conducen a que se considere irresponsable e inaceptable permitir la introducción de nanopartículas y de nanomateriales en ciertos productos de consumo humano con el riesgo que supone su penetración en el organismo humano.

Desde noviembre de 2006, el GRAPPE ha contactado con responsables políticos belgas y la prensa para avisar de los riesgos que presenta el uso de nanopartículas en algunos productos cosméticos y de higiene corporal. La verdad nos obliga a decir que su llamada se ha quedado sin respuesta. La única respuesta enviada por responsables políticos fascinados por el avance técnico y respaldada por los medios de comunicación es un mensaje entusiasta sobre las promesas de las nanotecnologías. Sobre las incertidumbres y los riesgos se han quedado mudos.

Hoy en día, esencialmente por el hecho de la globalización galopante, no es solamente el sector textil sino también el sector alimentario, el que nos pone en contacto directo con las nanopartículas sin que lo sepamos. El peor efecto es que ninguna información, aún viniendo de los productores y de los distribuidores, se pone a disposición de los consumidores. Es verdad que nada les obliga. Sin duda el miedo a provocar una reacción de rechazo es más fuerte que la preocupación por permitir una verdadera elección.

El GRAPPE sólo puede repetir sus propuestas pasadas, con más insistencia y quizás con más posibilidades de ser escuchadas.

Además, es inútil contactar con todas las categorías de interlocutores directamente implicados en la problemática de los riesgos:

– Los sindicatos. Saben que los trabajadores enfrentados a la producción de nanomateriales están en primera linea de exposición a nanopartículas.

– La comunidad científica. Posee una gran responsabilidad con la población y a las generaciones futuras y que no puede quedarse sólo en un papel de acompañamiento, más o menos crítico, de un desarrollo tecnológico y comercial precipitado.

– Las empresas. Frente a una legislación laxa, son responsables de la inocuidad de productos que ponen en el mercado. El precedente del amianto se tiene que recordar con insistencia.

– Las asociaciones de protección del medio ambiente y la salud. Tienen un papel esencial de transmisión de la información y de presión sobre los poderes políticos.

El GRAPPE recuerda que pide la adopción de una moratoria sobre la puesta en el mercado de productos manufacturados que contengan nanopartículas o nanomateriales susceptibles de ser inhalados, ingeridos o absorbidos por vía cutánea (la clausula de resguardo puede ser utilizada a nivel nacional mediante la autoregulación estatal, frente a la Unión Europea cuyo arsenal legislativo destaca por su laxitud —ver el apartado 6—).

Los productos ya comercializados hoy en día deberían ser sacados del mercado hasta que su inocuidad para el hombre y los ecosistemas se hayan comprobados. De todas formas, un etiquetaje distinto tiene que ser obligatorio.

El GRAPPE lanza una llamada a todos los responsables políticos para que hagan todo lo posible para que la legislación europea tome en cuenta de manera específica los riesgos relativos a las nanopartículas, como lo piden la mayoría de los especialistas en el asunto.

9. Los efectos que engloban el uso de las nanotecnologías no se limitan a la problemática de los riesgos para la salud humana y del medio ambiente. 

Si el presente dossier se dedica esencialmente a la presentación de la problemática de los riesgos para la salud que implica la diseminación y la absorción de nanopartículas por el organismo humano, es ante todo porque hay un peligro inmediato. Se trata de suscitar una reacción popular para intentar combatir este peligro.

Pero el problema es mucho más amplio. Las nanotecnologías constituyen un gran abanico de técnicas que permiten manipular la materia a una escala de una mil millonésima parte de metro. A esta escala, la materia sólo se ve con potentes microscopios “atómicos”. La enorme potencia de las nanociencias reside en su capacidad para hacer converger tecnologías dispares que a esta escala pueden llegar a interactuar.

Con aplicaciones que incluyen todos los sectores de la industria, la convergencia tecnológica a escala nanométrica se convertirá en la plataforma estratégica para el control mundial de la industria manufacturera, de la alimentación, de la agricultura y de la salud(29). Esta convergencia de las tecnologías explícitamente programada por los Estados Unidos con objetivo de “mejora de las realizaciones humanas” está también preconizado por la Unión Europea, aunque en palabras más prudentes (30).

Cuando uno se adentra en un terreno donde la frontera entre el vivo y el inanimado se vuelve borrosa, y donde se piensa en modificarlo, programar o controlar los comportamientos humanos, las herramientas democráticas tradicionales parecen muy poco adaptadas sino ineficaces. El debate no puede quedar en manos de responsables políticos que se guían por su afán de poder ya que puede provocar una situación devastadora e implicar a la sociedad entera.

Este debate debe producirse de forma exógena e independiente de la investigación y, de forma gradual primero teorizar para luego experimentar a gran y pequeña escala. Lo que se puede decir es que estamos muy lejos todavía de esta situación ideal.

BIBLIOGRAFÍA

(28) Vicky Colvin: “Responsible Nanotechnology: looking beyond the good news”, nov.2002. Web:  www.eurekalert.org

(29) Hope Shand et Kathy Jo Wetter: la Science en miniature: une introduction aux nanotechnologies; in L’Etat de la Planète 2006; Worldwatch Institute; 2006.

(30) Nordmann A: Technologies convergentes- façonner l’avenir des sociétés européennes; Rapport du groupe d’experts de haut niveau; Commission européenne, Eur 21357-Fr, 2005.

IMÁGENES

Dreamstime

Foto principal. Nanotecnologías: © Leach | Dreamstime.com

Cosméticos: © Stephanie Connell | Dreamstime.com
Cuerpo humano: © Chrisharvey | Dreamstime.com
Ropa, textiles: © Ashish Maurya | Dreamstime.com
Fresa azul: © Edward Westmacott | Dreamstime.com
Limón manipulado: © Timur Anikin | Dreamstime.com
Medio ambiente: © Renate Micallef | Dreamstime.com

Artículos relacionados

Espirulina I

“Somos lo que comemos”. En efecto, nuestro organismo se compone de unos 1000 billones de células y en cada minuto de nuestra existencia se crean un millón de células nuevas a partir de lo que hemos ingerido.

leer más

Espirulina II

La espirulina ASN es cultivada con aguas limpias y mineralizadas de nacimiento del Parque Natural de Sierra Espuña.

leer más

Para reforzar tus defensas… ¡propolízate!

El sistema inmunitario se puede ver alterado o debilitado por múltiples factores: alimentación tóxica o deficiente, contaminación, hábitos nocivos como fumar o el alcohol excesivo, sedentarismo, estrés, virus / bacterias… 

leer más