¿Por qué no interesa la prevención de enfermedades? El caso de la dieta Seignalet I

Jun 1, 2010 | Nutrición, Reportajes

La dieta Seignalet es una pauta alimenticia creada por el doctor Jean Seignalet (1936-2003) que ha demostrado su acción preventiva y/o curativa en un número importante de enfermedades.
El Dr. Seignalet aconseja la vuelta a una alimentación de tipo ancestral: su dieta se basa en una dietética cualitativa y descarta los alimentos considerados como potencialmente nocivos para el organismo humano. Son catalogados como estos últimos todos aquellos alimentos cocidos a alta temperatura y también el trigo, los cereales mutados y los productos lácteos. En cambio, en esta dieta se favorece  el consumo de alimentos ecológicos ya que carecen de pesticidas y conservantes, sustancias consideradas como fuente de intoxicación para el cuerpo. El Dr. Seignalet denomina este método nutricional de diferentes maneras: dieta ancestral, dieta hipotóxica o alimentación de tipo original.
Para construir su programa alimentario, su creador se ha inspirado en la dieta paleolítica, en la instintoterapia (de Guy-Claude Burger) y en la dieta de la Doctora Kousmine que fue la primera en defender la supresión de productos refinados en la alimentación.

 

Unos inicios luchando contra lo establecido

El doctor Jean Seignalet fue un profesional que vinculó gran parte de su vida al área médica de la trasplantación renal en la región de Montpellier (en el sur de Francia). Su trabajo consistía en el análisis biológico necesario para detectar la compatibilidad posible y necesaria entre los órganos disponibles para ser trasplantados. Posteriormente, orientó su carrera hacia el campo de la nutrición gracias a sus investigaciones previas en inmunología.

También ha elaborado teorías sobre las relaciones entre la alimentación y la aparición de varias patologías. En su práctica clínica ha comprobado sus teorías con sus pacientes utilizando su dieta hipotóxica. Después de 230 publicaciones en francés y en inglés, entre las cuales destacan 78 obras internacionales de sus trabajos sobre la histocompatibilidad y su primer libro sobre “Le groupage HLA en rheumatologie” (El grupo HLA en reumatología, Ed. Masson, 1985), publica un segundo libro destinado al público en general bajo el nombre de  “La alimentación, la 3ª medicina” Ed. RBA.

Este libro expone los principios del método dietético del doctor Seignalet, los mecanismos que explican cómo unos alimentos influyen en varias patologías y los resultados que ha observado en sus pacientes después de realizar el cambio nutricional propuesto. Estos resultados se han clasificado por patologías e incluso algunas de ellas son patologías que la medicina alopática (la convencional) no ha podido tratar. Pues bien, el seguimiento estricto de la dieta Seignalet ha demostrado que estas patologías mencionadas remitían.
La obra “La alimentación, la 3ª medicina. Cómo tratar enfermedades mediante una correcta alimentación.” no tiene por objetivo aportar una prueba científica de las teorías planteadas, pero sí se propone abrir campos de investigación que permitan contemplar otra manera de considerar la salud, con una visión preventiva. Es decir, prevención para evitar un posterior tratamiento cuando la dolencia ya se ha desarrollado. Pero, en este sentido, es muy fácil presuponer después de haber reflexionado que cambiar de alimentación y encontrarse bien solamente teniendo en cuenta los alimentos que ponemos en nuestro plato no goza del beneplácito unánima ya que esto no permite vender medicamentos.

 

 

Los administradores de nutriSapiens.com hemos tenido como profesor al Dr. Jean Seignalet y nos gustaría compartir con vosotros la experiencia vivida porque realmente resulta muy esclarecedora. En primer lugar confirmamos que el Dr. Seignalet sufrió muchas presiones por parte del colectivo médico y esta oposición se materializó en acciones que le impedían poner su dieta al alcance del público general. No hay que olvidar que, en muchos casos, el colectivo médico está supeditado a los intereses privados de los laboratorios farmacéuticos.

Coartada una vía de difusión, se buscó otra y se intentó implantar este tipo de dieta en los hospitales para demostrar su eficacia en pacientes voluntarios que sufrían de una enfermedad reumatológica denominada espondilitis anquilosante. Hubo una reunión entre el Dr. Seignalet como especialista de inmunología con los profesores de reumatología y fueron estos últimos los que aludieron, como excusa a su rechazo a la propuesta, que el Dr. Seignalet no podía probar la dieta en sus pacientes porque él no era especialista en reumatología. Asimismo, ellos se negaban a probar esta dieta como parte de su protocolo en el tratamiento de este tipo de enfermedades. Ante esto, el Dr. Seignalet convencido de la eficacia de su propuesta y resuelto a demostrarla estudió y obtuvo un certificado en reumatología. Pero este hecho no cambió nada y se mantuvo la negativa a aplicar su dieta.

Ante esto, al doctor Jean Seignalet sólo le quedó la opción de proponer esta dieta a pacientes suyos que obviamente obtuvieron resultados muy satisfactorios tras ella. Poco a poco empezaron a acudir a él pacientes que venían buscando un cambio de dieta para mejorar un problema de salud concreto. Y fueron estos tipos de pacientes que acudían a él de forma voluntaria lo que permitió realizar fichas de observación con un número importante de pacientes y, por lo tanto, demostrar de forma estadística que la dieta Seignalet sí funcionaba.

Artículos relacionados

Espirulina I

“Somos lo que comemos”. En efecto, nuestro organismo se compone de unos 1000 billones de células y en cada minuto de nuestra existencia se crean un millón de células nuevas a partir de lo que hemos ingerido.

leer más

Espirulina II

La espirulina ASN es cultivada con aguas limpias y mineralizadas de nacimiento del Parque Natural de Sierra Espuña.

leer más

Para reforzar tus defensas… ¡propolízate!

El sistema inmunitario se puede ver alterado o debilitado por múltiples factores: alimentación tóxica o deficiente, contaminación, hábitos nocivos como fumar o el alcohol excesivo, sedentarismo, estrés, virus / bacterias… 

leer más