Silicio, mineral esencial para el cuerpo humano (II)

Jul 1, 2011 | Nutrición, Reportajes

VARIAS PRESENTACIONES DE SILICIO ORGÁNICO

Administración oral

Se practica de manera habitual en muchos países y se sabe que es inofensiva porque las dosis de uso son fisiológicas y un exceso eventual es a la vez inofensivo y rápidamente eliminado por el riñón.

Dosis recomendadas:

Vía general
Teniendo en cuenta la gran disponibilidad del metilsilanetriol (se tolera muy bien), las dosis muy bajas son suficientes para cubrir lo que uno necesita. Si consideramos 20 a 30 mg como la cantidad diaria, con una tasa de asimilación de un 5%, el silicio efectivamente asimilado es menos de 2 mg. Con la biodisponibilidad importante del silicio orgánico, un aporte de 6 mg de metilsilanetriol (sea 1,8 mg de silicio) es suficiente en caso preventivo. Se pueden usar dosis más elevadas al principio de la cura o en caso de patologías que necesiten una corrección importante de terreno. La experiencia ha mostrado desde hace varios años que esta dosis es eficaz para corregir muchas situaciones patológicas.

Cura oclusiva

Para una aplicación bajo una gasa oclusiva, las dosis utilizadas son de más o menos 1 mg (sea 10 ml de solución a 0,03%) por aplicación.

Gel 

Como el gel se usa localmente, la concentración en silicio es más alta alrededor de la zona de aplicación. Las dosis necesarias son más bajas. Una o dos nueces de unos 5 g al día es la dosis habitual. La acción local se potencia cuando se hace también una cura oral.

Loción de aplicación cutánea

Composición
Se trata en este caso de una solución sencilla de metilsilanetriol. Para conocer la cantidad de silicio, hay que saber exactamente el porcentaje ponderal de metilsilanetriol SiCH6O3 de la solución (y no el % de metilsilanetriol hidratado, o el % de complejo metilsilanetriol- amino ácidos). Así se puede deducir la cantidad real de silicio contenida en el frasco.
Una solución a 0,03% contiene: 300 mg de metilsilanetriol por litro, 3 mg de metilsilanetriol por dosis de 10 ml más o menos 0,9 mg de silicio por dosis de 10 ml.
En una solución demasiado concentrada, existe riesgo de polimerización del metilsilanetriol que se vuelve menos asimilable. La concentración a 0,03% y le presencia de amino-ácidos ofrece mejor estabilidad y no necesita ningún conservante.

Estabilidad

Esta solución es estable pero frágil. Se debe guardar a temperatura ambiente, sin exceso de calor, sin choque térmico, escondida de la luz. Al usarse debe evitarse cualquier contacto con metal o cristal. Hace falta agitar antes del uso para homogeneizar y dinamizar el producto.

Administración
Para una aplicación local, impregnar un trozo de algodón o una gasa con la dosis indicada y hacer una cura oclusiva sobre la zona del cuerpo a tratar. Dejar actuar durante toda la noche o todo un día.
Se puede también taponar una zona particular con un trozo de algodón impregnado (por ejemplo las encías en caso de descalce dentario). Se puede también poner en un vaporizador para vaporizar sobre una superficie del cuerpo.

Biodisponibilidad

El silicio orgánico penetra muy bien en la piel. Es disponible preferencialmente a proximidad de la zona de aplicación donde se fija por el tejido conjuntivo. La difusión general en el organismo es muy reducida.

Gel epidérmico

Composición

La preparación de un gel necesita un cierto número de excipientes para obtener su particular textura y su capacidad para ser reabsorbido rápidamente. La calidad de los excipientes interviene en la calidad global del gel y es totalmente posible hoy en día evitar los que no son biocompatibles. Es posible asociar al silicio otros principios activos, sobre todo aceites esenciales que van a actuar en sinergia y dar una especificidad a la preparación.

Estabilidad

La estabilidad de la preparación es esencialmente relacionada a la estabilidad de los componentes. Para una mejor estabilidad del silicio, aplicaremos las precauciones descritas para la loción.

Administración 

Por masaje a nivel de las zonas a tratar.

Biodisponibilidad 

El silicio orgánico penetra muy bien en la piel. La forma gel permite una asimilación más rápida que la de la loción.

CONCLUSIONES

El silicio orgánico ocupa una posición bien diferenciada en el campo de la salud puesto que actualmente a pesar de no existir un reconocimiento explícito por parte de las autoridades médicas, su uso es intensivo y frecuente.
La carencia de aporte evidente para la mayoría de la población actual y la capacidad de asimilación más difícil con la edad de las formas minerales, crea una necesidad de una forma biodisponible y el silicio responde a esta necesidad de forma óptima. Conviene, sin embargo, no atribuir a este producto virtudes que no tiene ya que no es un producto milagroso.
El silicio responde a una necesidad y se asocia de manera eficaz a otras terapéuticas existentes para resolver varios problemas de salud, corrigiendo la parte de estos problemas debidos a la carencia en silicio. Para el usuario, es necesario privilegiar productos elaborados rigurosamente y distribuidos con una total transparencia sobre la composición y usándolos en un campo donde han mostrado su eficacia.

Traducción: Meritxell Cárdaba y Pascale Pech

Imágenes: Dreamstime.com

Foto principal, silicio: © Urosmm | Dreamstime.com
Arroz:  © Wilfred Stanley Sussenbach | Dreamstime.com
Frutas y verduras:  © Pkruger | Dreamstime.com
Agua Mineral 02:  © Ilya Genkin | Dreamstime.com
Vino tinto:  © Shirley Hu | Dreamstime.com
Cuerpo humano, articulaciones:  © Sebastian Kaulitzki | Dreamstime.com

BIBLIOGRAFÍA

Existen muchos escritos sobre el silicio, que se encuentran en varias revistas e Internet. Muy a menudo son compilaciones o copias de escritos anteriores con afirmaciones más o menos exactas. La bibliografía reúne las referencias de los principales estudios y observaciones en este tema a partir de las cuales se ha redactado esta síntesis.

Allain P., Cailleux A., Mauras Y., Rénier J.C. : Étude de l’absorption digestive du silicium après administration unique chez l’homme sous forme de salicylate de méthylsilanetriol. Thérapie, 1983 ,38 (2) : p. 171-175.

Arslan S., Charnot Y., Perrs G. : Absorption intestinale et transport sanguin du silicium chez le rat adulte. C.R. soc. 1968, 162 : p. 1513-1516.

Birchall J. D. : The role of silicon in biology. Chemistry, 1990, p.141.

Boissier J. R. : Absorption et élimination du silicate de sodium administré par voie buccale. Hop. Pathol. Biol., 1956, 32 : p. 457-461.

Carlisle E.M. : Silicon as an essentiel element. Federation processing, 1979, 33 (16) : p. 1758-1766.

Carlisle E.M. : The nutritionnal essentiality of silicon. Nutrition review, 1982, 40 (7) : p. 193-198.

Charnot Y., Peres G. : Modification de l’absorption et du métabolisme cellulaire du silicium en relation avec l’âge, le sexe et diverses glandes endocrines. Lyon Médical, 1971, 226 (13) : p. 85-89.

Creac’h P., Adrian J. : Le silicium dans la chaîne alimentaire et sa localisation dans l’organisme. Med. Nut., 1990, 26 (2) : p. 76-84.

Desoile H., Derobert L. et coll. : La silicémie. Arch. Malad. Prof.Med. Trav. et Séc. Soc., 1955, 16 (1) p. 5-19.

Faure C. : Le silicium, agent méconnu de minéralisation et de prévention de la carie dentaire. Maroc Médical, 1973, p. 572-574.

Fregert S. : Silicon in tissues with special reference to skin. Act. Dermato-venerol., 1959 suppl 42.

Gollan F. : Effect of certainliquid organopolysiloxanes on cholesterol arteriosclerosis of the rabbit. Prod. Soc. Exper. Biol. & Méd., 1961, 107 : p. 442.

Henrotte J.G., Viza D. et al : Le rôle régulateur du silicium dans la division cellulaire. C. R. Acad. Sci. Paris, 1988, 306 : p. 525-528.

Huguet C., Regnier F., Daid R. : Le silicium : Les oligoéléments en médecine et biologie (Philippe Chappuis) – Lavoisiers Ec et DOC, chap 12 p 609-624.

Jugdaohsingh R. et al : Dietary silicon intake and absorbtion. Am J Clin Nutr, 2002, 75 : p. 887-893.

Lafranchi J.P. : Le silicium, son dosage, son rôle physiologique. Thèse Pharmacie, 1982.

L.A.I.M. : Le silicium organique, nouvelle approche. Ed. Memor, 2000.

Lassus A. : Colloidal silicic acid for oral and topical treatment of aged skin, fragile hair and brittle nails in females. Journal of International Medical Research, 1993, 21 : p. 209-215.

Lebreton P., Boudart B. : Le silicium, mise au point sur les propriétés biologiques des combinaisons de cet élément. Bull. soc. Linéene Lyon, 1980, p. 66-72.

Loeper J., Lemaire A. : Etude du silicium en biologie animale et au cours de l’athérome. Presse médicale, 1966, 74 : p. 865-868.

Loeper J., Goy-Loeper J. et al : The antiatheromatous action of silicon. Atherosclerosis. 1979, 33 : p. 397-408.

Mauras Y., Riber P., Cartier F., Alain P. : Increase in blood concentration in patient with renal failure. Biomed., 1980, 33 : p. 228-230.

Monceaux R.H. : Etude biologique et pharmacologique. Prd.pharma, 1960, 15 (95) : p.99-109.

Pennington J.A.T. : Silicon in foods and diets. Food additives and contaminants, 1991, 8 (1) : 97-115.

Polet C. : Silice et calcification artérielle. Thèse Médecine, Paris 1957.

Schwartz K. : Silicon, fibre et atherosclerosis. The Lancet, 1977, p. 454-456.

Schwartz K. : A bound form of silicon in glycosaminoglycons and polyuronids. Acad. Sci. U.S.A., 1974, p. 1608-1612.

Schwartz K., Chen S.C. : A bound form of silicon as a constituant of collagens. Federation processing, 1974, 33 : p. 704-770.

Uthus E.O., Seaborn C.D. : Deliberations et evaluations of the approaches, endpoints and paradigms for dietary recommandations of the others traces elements. American Institute of Nutrition, 1966.

Yokoi H., Enomoto S. : Effects of degree of polymerisation of silicic acid on the gastrointestinal absorption of silicate in rats. Chem Pharm Bull, 1979, 27 (8) : p. 1733-1739.

Artículos relacionados

Espirulina I

“Somos lo que comemos”. En efecto, nuestro organismo se compone de unos 1000 billones de células y en cada minuto de nuestra existencia se crean un millón de células nuevas a partir de lo que hemos ingerido.

leer más

Espirulina II

La espirulina ASN es cultivada con aguas limpias y mineralizadas de nacimiento del Parque Natural de Sierra Espuña.

leer más

Para reforzar tus defensas… ¡propolízate!

El sistema inmunitario se puede ver alterado o debilitado por múltiples factores: alimentación tóxica o deficiente, contaminación, hábitos nocivos como fumar o el alcohol excesivo, sedentarismo, estrés, virus / bacterias… 

leer más