Silicio, mineral esencial para el cuerpo humano (III)

Jul 1, 2011 | Investigaciones, Reportajes

                   Del silicio mineral al silicio orgánico


Histórico de los silanoles

– Norbert Duffaut

Especialista del silicio y de los organosilicos en la Universidad de Burdeos, logra al final de los años 1950 la síntesis de una molécula de silicio orgánico, estabilizada por el ácido salicílico y luego por el ácido cítrico. Lo denomina DNR (Duffaut Norbert Remède) y él mismo demuestra que esta forma de silicio se asimila bien por el organismo y permite reconstituir reservas. Se realizaron muchas experimentaciones sobre el Hombre y animales con una gran eficacia y, aunque algunos médicos de hospitales aceptaban experimentar el DNR y los resultados eran buenos, no se mantuvo un seguimiento. Duffaut y sus colaboradores toparon rápidamente con el rechazo del mundo médico oficial, que negaba generalmente las innovaciones que no procedieran del circuito oficial, es decir, de la investigación médica y la industria farmacéutica.

– Loïc Le Ribault

Geólogo de formación, fue uno de los primeros usuarios en Francia del microscopio electrónico con el que estudió los granos de arena. Precisamente en ellos observó que tenían una película de sílice que los envolvía, y mostró que ésta se debía a la acción conjugada de unos microorganismos y de condiciones físico-químicas encontradas en su medio sedimentario. Al poner estos depósitos en solución, notó una importante mejora del eccema de sus manos y posteriormente confirmó las propiedades de su preparación a través de varias experiencias de amigos médicos suyos. Más adelante se llegaría a mostrar que las soluciones obtenidas contenían un porcentaje importante de orgasilicos. Durante esta fase de investigación Loïc Le Ribault perfeccionó su preparación a la que nombró G3.

– Colaboración entre Duffaut y Le Ribault (1982 – 1993)

Los dos hombres se encontraron en una reunión científica en Burdeos en 1982 y empezaron a trabajar juntos sobre el silicio orgánico elaborando una molécula de síntesis, el G4 o DNV (Duffaut Norbert Virus), obtenido añadiendo hiposulfito de sodio que resulta eficaz sobre las infecciones virales. Continuaron con sus investigaciones intentando obtener el reconocimiento de la eficacia del silicio orgánico a través del sector médico tradicional, pero siempre obtenían el mismo rechazo. En 1985, Duffaut y Le Ribault realizaron una patente internacional para proteger el DNV. En 1993, encontraron a Norbert Duffaut muerto y los análisis concluyeron que había sido un suicidio.

 – Seguimiento de las investigaciones por Le Ribault (después de 1993)

Loïc Le Ribault continuó solo las investigaciones. Todas las preparaciones solamente eran concebidas para un uso por vía cutánea pero en 1994, pone a punto una nueva molécula de la misma familia que las precedentes, pero bebible y según él, más eficaz a la que llama G5 u OS5 (Orgaosilico quinta generación). Se trata de metil silane triol en solución acuosa. Rápidamente, el G5 obtiene una gran reconocimiento en el mundo de la medicina alternativa y muchos médicos y otros terapeutas empiezan a usarlo. Después de revelar a la prensa el avance de sus investigaciones sobre el G5, Loïc Le Ribault acaba teniendo problemas con la justicia, siendo encarcelado. Finalmente marcha a Irlanda en octubre de 1998 y desde allí en colaboración con amigos concibe una estructura llamada LLR-G5 que fabrica el G5 bajo su control y desde donde envía el producto a diferentes partes del mundo.

                 Las diferentes formas de silicio, solubilidad y asimilación 

– El silicio mineral insoluble, tal como se ha mencionado anteriormente, libera unas pequeñas cantidades de ácido silícico que se asimila a menos de 10%.

– El silicio coloidal. En los vegetales, los derivados minerales del silicio pueden formar coloideos en suspensión en el agua. No se trata de una verdadera solución, sino de una dispersión en el líquido. El silicio coloidal libera en el tubo digestivo pequeñas cantidades de ácido silícico (o silicatos) solubles, asimilables en las proporciones habituales del silicio mineral (< 10%).

– El silicio orgánico constituye la única forma verdaderamente soluble ya que las moléculas de silicio orgánico pueden precipitar. Esta reactividad está inhibida por la presencia de amino-ácidos que crean alrededor de la molécula una acumulación suficiente para impedir el precipitado. Esta protección disminuye cuando la concentración aumenta y debido al mecanismo de absorción pasivo no limitado, la biodisponibilidad constituye una característica de importancia.

Estructura y particularidades del metilsilanetriol

– Origen 

Los derivados orgánicos de silicio fueron sintetizados por Norbert Duffaut en laboratorio y aislados por Loïc le Ribault a partir de granos de arena, pero una producción abundante de esta forma natural con este método de extracción es surrealista.
La posibilidad de obtener un silicio orgánico usando microorganismos sobre arena es teóricamente posible, pero parece difícil mediante este proceso obtener un producto puro que se pueda poner en solución rigurosa a nivel de la dosificación. El metilsilanetriol fabricado por síntesis a la manera de la industria farmacéutica produce soluciones puras, perfectamente dosificadas, que permiten preparaciones en las que se conoce cual es su contenido en silicio.
La configuración de la molécula es exactamente la misma que la de las formas naturales, así que no existe, en tal estructura, posibilidad de configuración diferente (como para la vitamina C) que atribuye a la forma sintética propiedades diferentes a las de la forma natural.

– Estructura 

La molécula de (mono) metilsilanetriol está constituida por un silicio tetravalente con 3 enlaces alcohol (- OH) y un enlace metil
CH3 I HO —– Si —– OH I OH

– Solubilidad

Posee una polaridad hidrofila (- OH) que permite una buena solubilidad en el agua y una polaridad hidrofoba (CH3) con afinidad con las grasas y un pasaje posible a través de la capa protectora de la piel.

– Hidratación

El metilsilanetriol sólo puede ser estable fijando varias moléculas de agua; sólo se encuentra de forma líquida.
Esto puede provocar una confusión sobre la proporción real de silicio orgánico en una solución a X%. Podemos efectivamente considerar el porcentaje de silicio, de metilsilanetriol o de metilsilanetriol hidratado pero el % real de silicio es diferente en los tres casos.

– Precipitación por polimerización 

Cuando está lo suficiente diluido, el metilsilanetriol combinado con amino-ácidos no se polimeriza y entonces no precipita, lo que garantiza su gran biodisponibilidad, aunque esto es cierto únicamente a ciertas proporciones. Un estudio riguroso de los trabajos de Duffaut lleva a elegir una concentración máxima de 0,03% para garantizar esta ausencia de precipitación.

– Reactividad 

El metilsilanetriol es una molécula muy reactiva, que permite al silicio entrar en varias estructuras orgánicas. Esta reactividad es esencial para su actividad biológica.

– Afinidad con las fibras 

El silicio orgánico tiene mucha afinidad con las fibras alimentarias vegetales ya que si se ingiere al mismo tiempo, su biodisponibilidad intestinal disminuye de manera importante.

– Conservación 

Aún en solución al 0,03%, el metilsilanetriol queda frágil, no debe estar en contacto con cristal o con metal ni exponerse a calor o frío importantes. Su temperatura ideal de conservación es entre 15-20ºC. También hay que evitar el contacto con la luz. En resumen, la solución de metilsilanetriol se debe conservar en un frasco opaco, tapado y se tiene que dosificar directamente con el tapón en el momento de tomarlo.

– Propiedades biológicas 

Los derivados orgánicos del silicio tienen un modo de absorción digestivo diferente del silicio mineral que permite una asimilación eficaz, superior a 70%. Por otra parte, tienen mejor capacidad para alcanzar los tejidos y fijarse que el silicio mineral que está sometido a una fuerte eliminación renal.

Traducción: Meritxell Cárdaba y Pascale Pech

Imágenes: Dreamstime.com

Foto principal, silicio: © Urosmm | Dreamstime.com
Corteza terrestre: © Frenta | Dreamstime.com

Grupo de 4 fotos:
Jogging: © David Ridley | Dreamstime.com
Arroz:  © Wilfred Stanley Sussenbach | Dreamstime.com
Frutas: © Cienpies Design & Communication
Verduras: © Suto Norbert | Dreamstime.com
Agua Mineral:  © Ilya Genkin | Dreamstime.com

Esqueleto humano:  © Chrisharvey | Dreamstime.com
Capas de la piel:  © Vectomart | Dreamstime.com
Manos: © Oscarmp | Dreamstime.com
Arena:  © Joanna Redesiuk | Dreamstime.com
BIBLIOGRAFÍA

Existen muchos escritos sobre el silicio, que se encuentran en varias revistas e Internet. Muy a menudo son compilaciones o copias de escritos anteriores con afirmaciones más o menos exactas. La bibliografía reúne las referencias de los principales estudios y observaciones en este tema a partir de las cuales se ha redactado esta síntesis.

Allain P., Cailleux A., Mauras Y., Rénier J.C. : Étude de l’absorption digestive du silicium après administration unique chez l’homme sous forme de salicylate de méthylsilanetriol. Thérapie, 1983 ,38 (2) : p. 171-175.

Arslan S., Charnot Y., Perrs G. : Absorption intestinale et transport sanguin du silicium chez le rat adulte. C.R. soc. 1968, 162 : p. 1513-1516.

Birchall J. D. : The role of silicon in biology. Chemistry, 1990, p.141.

Boissier J. R. : Absorption et élimination du silicate de sodium administré par voie buccale. Hop. Pathol. Biol., 1956, 32 : p. 457-461.

Carlisle E.M. : Silicon as an essentiel element. Federation processing, 1979, 33 (16) : p. 1758-1766.

Carlisle E.M. : The nutritionnal essentiality of silicon. Nutrition review, 1982, 40 (7) : p. 193-198.

Charnot Y., Peres G. : Modification de l’absorption et du métabolisme cellulaire du silicium en relation avec l’âge, le sexe et diverses glandes endocrines. Lyon Médical, 1971, 226 (13) : p. 85-89.

Creac’h P., Adrian J. : Le silicium dans la chaîne alimentaire et sa localisation dans l’organisme. Med. Nut., 1990, 26 (2) : p. 76-84.

Desoile H., Derobert L. et coll. : La silicémie. Arch. Malad. Prof.Med. Trav. et Séc. Soc., 1955, 16 (1) p. 5-19.

Faure C. : Le silicium, agent méconnu de minéralisation et de prévention de la carie dentaire. Maroc Médical, 1973, p. 572-574.

Fregert S. : Silicon in tissues with special reference to skin. Act. Dermato-venerol., 1959 suppl 42.

Gollan F. : Effect of certainliquid organopolysiloxanes on cholesterol arteriosclerosis of the rabbit. Prod. Soc. Exper. Biol. & Méd., 1961, 107 : p. 442.

Henrotte J.G., Viza D. et al : Le rôle régulateur du silicium dans la division cellulaire. C. R. Acad. Sci. Paris, 1988, 306 : p. 525-528.

Huguet C., Regnier F., Daid R. : Le silicium : Les oligoéléments en médecine et biologie (Philippe Chappuis) – Lavoisiers Ec et DOC, chap 12 p 609-624.

Jugdaohsingh R. et al : Dietary silicon intake and absorbtion. Am J Clin Nutr, 2002, 75 : p. 887-893.

Lafranchi J.P. : Le silicium, son dosage, son rôle physiologique. Thèse Pharmacie, 1982.

L.A.I.M. : Le silicium organique, nouvelle approche. Ed. Memor, 2000.

Lassus A. : Colloidal silicic acid for oral and topical treatment of aged skin, fragile hair and brittle nails in females. Journal of International Medical Research, 1993, 21 : p. 209-215.

Lebreton P., Boudart B. : Le silicium, mise au point sur les propriétés biologiques des combinaisons de cet élément. Bull. soc. Linéene Lyon, 1980, p. 66-72.

Loeper J., Lemaire A. : Etude du silicium en biologie animale et au cours de l’athérome. Presse médicale, 1966, 74 : p. 865-868.

Loeper J., Goy-Loeper J. et al : The antiatheromatous action of silicon. Atherosclerosis. 1979, 33 : p. 397-408.

Mauras Y., Riber P., Cartier F., Alain P. : Increase in blood concentration in patient with renal failure. Biomed., 1980, 33 : p. 228-230.

Monceaux R.H. : Etude biologique et pharmacologique. Prd.pharma, 1960, 15 (95) : p.99-109.

Pennington J.A.T. : Silicon in foods and diets. Food additives and contaminants, 1991, 8 (1) : 97-115.

Polet C. : Silice et calcification artérielle. Thèse Médecine, Paris 1957.

Schwartz K. : Silicon, fibre et atherosclerosis. The Lancet, 1977, p. 454-456.

Schwartz K. : A bound form of silicon in glycosaminoglycons and polyuronids. Acad. Sci. U.S.A., 1974, p. 1608-1612.

Schwartz K., Chen S.C. : A bound form of silicon as a constituant of collagens. Federation processing, 1974, 33 : p. 704-770.

Uthus E.O., Seaborn C.D. : Deliberations et evaluations of the approaches, endpoints and paradigms for dietary recommandations of the others traces elements. American Institute of Nutrition, 1966.

Yokoi H., Enomoto S. : Effects of degree of polymerisation of silicic acid on the gastrointestinal absorption of silicate in rats. Chem Pharm Bull, 1979, 27 (8) : p. 1733-1739.

Artículos relacionados

Espirulina II

La espirulina ASN es cultivada con aguas limpias y mineralizadas de nacimiento del Parque Natural de Sierra Espuña.

leer más

Espirulina I

“Somos lo que comemos”. En efecto, nuestro organismo se compone de unos 1000 billones de células y en cada minuto de nuestra existencia se crean un millón de células nuevas a partir de lo que hemos ingerido.

leer más

Para reforzar tus defensas… ¡propolízate!

El sistema inmunitario se puede ver alterado o debilitado por múltiples factores: alimentación tóxica o deficiente, contaminación, hábitos nocivos como fumar o el alcohol excesivo, sedentarismo, estrés, virus / bacterias… 

leer más